domingo, 30 de septiembre de 2012

Y es que el problema es

Si, los asuntos gremiales le interesan solo a los suyos. Así, el abogado habla de leyes, de entrabamiento y jurisprudencia. Recuerda casos, los ríe, se educa. Esta o no de acuerdo.


Un educador se preocupa por su salario, sus 200 días, sus niños o adolescentes que no van a clases. De las guias sexuales, de estudios sociales y sobre a que profesor de cual materia le toca organizar el acto cívico del 14 de setiembre.

El universitario se inquieta por su nota, por el profe y como viste. El novio, la novia, la otra, el otro y la fiesta. La falda de aquella, las tetas de la otra y de como hacer trampa en el examen. Le interesa organizar el paseo de final de semestre, de cuatrimestre o del fin de semana.

El músico, el que quiere ser músico, el groupie y el que piensa que la música es la base de la vida; le gusta pensar en la banda épica. Analiza concienzudamente si el que esta a la par conoce de música, cuántas alineaciones de bandas sabe y el número de lp`s, cassettes y demás mercancía inservible, guarda en su cuarto.

Aquel fanático del fútbol típico: mi equipo, mis colores, mi escudo y mi selección. El último contrato, la alineación perfecta, las ligas de fantasía y el cuadro europeo a seguir.

El periodista analiza a los medios, el contenido, el público meta. De tal o cual medio usa o no lenguaje adecuado. Este u aquel no educan. En realidad ninguno lo hace.

Entonce, al ingeniero no le interesa la lucha del doctor; el doctor no se entromete si violan los derechos del autor. El autor compone y obvia la atrocidad contra el economista. El economista crea una crisis, mientras el mercado vende. El que recoje basura compra lo que el publicista y el mercadolo le recetan y a estos no les importa si quien compra no tiene dinero y por consumir eso que no necesita deja a su familia sin alimento.

 Bregar en la vida pensando en mi, en mi, en mi. Yo soy, yo tengo, yo quiero, yo me veo en el espejo. Ese anuncio me hace necesitar eso, que no uso. Yo lo tengo, soy mejor.

Hermano dame tu mano vamos juntos a buscar
una cosa pequeñita que se llama libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario