martes, 12 de octubre de 2010

Los medios hacen el circo… y ¿La naturaleza?

Chi-chi-chi-le-le-le ¡Universidad de Chile! Desde acá le doy mi total apoyo a 33 personas que, tras cavar en las entrañas mismas de la Tierra, quedan enterradas. Si, el valor, la fuerza de cada uno de ellos, 69 días alejados de todo.

Un hecho sin precedentes, una cobertura mediatizada. ¡Cuánto poder tienen los comunicadores! Mantienen a un país en vilo. No, no estoy hablando de Chile.

¿Sería lo mismo esta catástrofe, si los medios la hubieran minimizado? Una nota de 1 minuto, un cuarto de página.

Es un hecho importante, no hay como negarlo. Pero en este país hay notas más importantes. Situaciones nuestras. Los problemas del día, los ayunantes, la apertura de avenida 8 en San José.

Hoy todo Costa Rica esta en vilo frente a un televisor, siguiendo a los chilenos atrapados. ¿Cuántos saben de los ayunantes? ¿Cuántos conocen a los candidatos para sus respectivas alcaldías?

No es la primera vez, ni será la última, que pase una catástrofe en una mina. Todas levantan compasión, lágrimas. Hay hombres, mujeres, niños; ¡familias! El humanismo es una parte fundamental, el día que la humanidad le vuelva la espalda al Ser Humano, ese día seremos máquinas.

Imposible que deje de pensar, qué hacían esas personas en ese lugar. Estaban taladrando las entrañas de la Tierra. Todos los días una herida, todos los días una cicatriz. Vale el dinero, tanto, como para desechar y herir este planeta.

La naturaleza ha soportado. Callada. Lentamente se cobra, cobra muertes por miles. Catástrofes que marcan ciudades. Es una dicha que no cobre una muerte por cada árbol talado.

Unido, el mundo unido. Cada vez que hay una gran pérdida o una catástrofe. Solo así.

El Planeta debería estar unido siempre. ¡Siempre! Sueño con un mundo unido, un mundo que gire junto al planeta, un mundo que apoye a los que mueren de hambre, un mundo que saque a los traidores del poder, Un Mundo.


 

Costa Rica no esta exenta en este circo mediático. Eso es todo. No minimizo el sufrimiento de 33 personas acostumbradas a vivir en ese lugar. No digo que sus familias no sufran. Solo pido que se alejen los medios, que se alejen los políticos. Un simple: "Rescatan a los 33 mineros" bastaba para alegrarse. Dar gracias a quien usted, lector, guste.


 

Disculpen, no suelo pensar de la misma forma.