lunes, 25 de junio de 2012

Serruchando ando

Vladimir Alpizar 10:16 25/6/2012
De que se quejan los taxistas, ni que fueran santitos ... deberían mostrar un poco de educación en las calles para empezar y no ponerse ahora como victimas ... esto no es más que una justificación para vagabundear y alterar el orden público, deberían ponerse a trabajar ... reclaman derechos y con estas presas y bloqueos en la calle ¿dónde quedan los derechos de los demás ?, estas medidas no son más que una cochinada.
juan carlos arias arias 08:46 25/6/2012
A esta gente deberían de quitarles los permisos, pues según entiendo los taxis y buses son servicio público y estos no tienen permitido ir a huelga. Que les manden las grúas y los oficiales de tránsito. Pero el Gobierno no lo va a hacer, pues les tienen miedo. Si fuese una manifestación de trabajadores a pie, ahi sí tendrían a los antimotines, pues saben que es un pastel.
 
Juan Esquivel 20:28 19/6/2012
Para nada de acuerdo con el acuerdo, regalarle $40 millones a la ineficiencia no es una solución, Japdeva como empresa debería poder ser autosuficiente. Eliminar privilegios y convenciones colectivas debe ser parte de la modernización.
 
Rodolfo Schmidt 08:47 19/6/2012
O sea la solucion es subir los precios (que ya son altos) a los barcos que quieran atracar? Porque mejor no bajan tambien los costos, en especial todos los inflados beneficios que tienen todos ellos? Porque mejor no se hacen mas eficientes? Tipico de una institucion ineficiente e inoperante.

Así es como un costarricense cumple con su cultura del serrucho. ¿Por qué en lugar de pedir que se rebajen los derechos, no ayudamos a que se defiendan?
¿Y si en lugar de serruchar el piso al sector público solicitamos que se igualen lo derechos a los del sector privado? 
Si, en Costa Rica esta permitida la creación de sindicato en el sector privado, también se permite defender lo derechos. Pero, hay que ser claros. El sistema esta ganando, a pesar de  la crisis.
La educación de ahora es trabajar hasta morir, vivir por trabajar. El que reclama o solicita un derecho es un vago. Si alguien de otra institución tiene los derechos, las garantías y hasta pluses mejores que los de otra institución (en puestos similares), el segundo va a solicitar que se los rebajen al primero.
Si el sector publico convoca a huelga, los jefes amenazan y el MTSS apoya a los últimos. 
Estamos de acuerdo que el sector público es ineficiente, voraz, gastando dinero de formas exageradas o dándole fines dudosos. Esto no es gracias a las convenciones o a los aumentos ni a las horas de trabajo. Esto es permitido por los jefes. 
Esos que son puestos por los gobiernos de turno, junto con el gobernante, permiten este retroceso en la calidad del servicio que brindan, desde el guarda en la entrada hasta las altas gerencia, en los pisos superiores. 
Gracias a tanta permisividad de los de arriba, los de abajo hacen fiesta. Ojo, algunos, otros intentan hacer su trabajo de la mejor forma.
Mientras, los del sector privado que todos los días ven sus derechos pisoteados, tal vez por debajo del salario mínimo, sin derecho a defenderse, buscan como quitarle derechos a los demás. Parece que la mentalidad es: si yo no los tengo, no son de nadie.
Sería interesante ver trabajadores privados luchando por sus derechos, ojala, con el soporte, la ayuda y el apoyo del sector público, para lograr sus metas. Sin embargo, desde las empresas privadas, lo único que se logra son comentarios despectivos y solicitudes de eliminación de derechos adquiridos, a los otros; los míos déjenlos así.
Los que critican a los que no estamos de acuerdo. ¿Por qué en lugar de solicitar eliminación del bienestar, mejor piden mayor bienestar para ustedes mismos? ¿Qué mejor forma de ser positivos que colaborandonos entre todos para lograr estar bien?
Ahora, hablo de lucha social, porque por medios legales, llevamos las de perder. En eso estamos claros. Ahora bien. Sueño con un cambio en las elecciones que no guíe a un modelo diferente, más social, más humano.






No hay comentarios:

Publicar un comentario