miércoles, 11 de marzo de 2009

Dobles o nada

La reciente renuncia del ex ministro de ambiente Roberto Dobles fue causada por una de las cosas que más pareciera agradarle: la minería.

El aviso lo dio con aquel “decretazo” junto al presidente Oscar Arias, concediendo la minería en Crucitas, San Carlos. Fue un ejemplo de cómo este gobierno ha sido un juego de dinero y poder. Pero la gota que derramó el vaso fue la concesión a AM Chapernal S.A., en 2006, para la explotación de piedra por unos 2 millones de dólares anuales.

El “error” del exMinistro, reside en que el Vicepresidente de dicha empresa es tío del ministro y primo-hermano del presidente. Aunado a esto, AM Chapernal es propiedad de Azucarera El Palmar una empresa en la que tiene acciones la sociedad Morvill, propiedad de la familia del ministro Dobles.

Al ser llamado por la Asamblea Legislativa a brindar un informe sobre su actuación en esta concesión, y al ser consultado del por qué de su renuncia, Dobles afirmó que fue simplemente “para evitar un problema político”. Un problema que pondría en mal al Presidente y a su favorita, justo en época de elecciones internas.

Pero el señor Roberto, apostó a Dobles o nada y por el momento se quedó sin nada. Crucitas sigue en veremos, con un movimiento ciudadano firme en contra de la minería a cielo abierto. Con una organización fuerte, el pueblo sancarleño está en continua lucha contra este desastre ecológico.

Asímismo queda esperar en qué terminará la concesión minera a AM Chapernal. En este caso no es tanto el daño ecológico, sino la concesión a empresas de familiares, esto a pesar de la firma de un decreto en el cual ordena a los funcionarios actuar sin “la intención de obtener un beneficio financiero o material de cualquier tipo para sí mismos, su familia y sus amigos derivado de las acciones, decisiones o nombramientos realizados en virtud del cargo”.

Lo único que podemos hacer es esperar la decisión de la Asamblea Legislativa. Claramente nos encontramos bajo un claro caso de violación y fraude a las leyes, si bien, la empresa concesionaria está a nombre de personarías jurídicas, los verdaderos dueños de estas son familiares directos de este señor.

Este caso es un resumen simple de lo que se ha convertido este gobierno. Si no que lo digan Zumbado, Zomer, Rodrigo, Casas, Sanchez… y tantos otros que han pasado o siguen, a pesar de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario